domingo, 16 de julio de 2017

CALLES CON TINTA. . . AIRES DE BANDONEÓN

CALLES CON TINTA
AIRES DE BANDONEÓN
Llevo el Sur, como un destino del corazón. . .

                                                                            Por Norma Rosa Torello*  Parte I

Publicada en Periódico Conexión 2000 – Abril 2017

El sur  es la génesis de una explosión creativa en permanente estado de ebullición. Un manantial de agua fresca en la que el hilo del tiempo se funde en la trama de sus calles y de su gente. Fue y es la musa inspiradora de célebres plumas, cuyas almas cayeron subyugadas a su misterioso encanto.  Tangos, novelas, cuentos,  poemas y música se gestaron en sus esquinas de luces y de sombras.  El cine también   eligió sus escenarios de barcos, humo, adoquines, y pasiones encontradas. Historias inolvidables nacieron en su seno de luchas, desigualdades y también   de amor al lugar que fue esperanza y refugio para muchos para los cuales la fe, fue el  motor para sostenerse en las adversidades.  El sur le dio mucho a la Ciudad de Buenos Aires, sin embargo, hace muchos años,  se ha naturalizado su abandono.  Mientras en él vivamos seguirá vivo, y porque no guardar la ilusión como los que nos precedieron, que no solo será un conjunto de ayeres que hicieron su historia,  sino que se harán visibles también sus necesidades de progreso,  y por añadidura, el de su gente.




 En la foto: Una escena de la película Sur de Fernando "Pino" Solanas.  Con Roberto "El Polaco" Goyeneche y Néstor Marconi en bandoneón.








LA BOCA, LITERARIA
Edmundo D' Amicis

A fines del siglo XIX, cuando era intensa la actividad en La Boca, visitó ese barrio Edmundo D' Amicis, periodista y escritor italiano, autor de "Corazón”. En uno de sus cuentos "De los Apeninos a los Andes" Marco, el protagonista, llegó a la Boca en busca de su madre y durmió en "un cuartito al lado de un almacén del puerto, después de haber pasado todo el día sobre un montón de vigas y como atolondrado, frente a mástiles de barcos, de lanchas, de vaporcitos".

ENRIQUE GONZALEZ TUÑÓN

Enrique González Tuñón, enorme poeta rioplatense

Enrique González Tuñón, un grande entre los poetas rioplatenses, cuentista, periodista, escritor, novelista, bohemio y porteño si los hubo, escribe en su obra Tangos, acerca de los recovecos boquenses. “Cabalga en la brisa del Riachuelo una melancólica canción napolitana”. No solo en esa esquina clásica, sino en muchas otras calles, Pinzón, Brandsen, Olavarría, Gaboto, reinaba el tango soberano en cafés, bares de camareras y otros lugares de turbio renombre, muy semejantes a El Farol Colorado, en la Isla Maciel.

JOSÉ MÁRMOL – AMALIA

En "Amalia" de José Mármol, Daniel Bello un día detuvo su caballo en la barranca de Balcarce para extasiarse con la vista de los valles floridos de Barracas, al final de ellos el gracioso riachuelo y a la izquierda la "planicie esmeralda de La Boca".  
Se refería a que se encontraba frente a una de las más bellas perspectivas de Buenos Aires
RUBÉN DARÍO

 En su Autobiografía rememora al barrio de La Boca,  de luces y contrastes y de olor a pescados y pastas.
ESTEBAN ECHEVERRÍA

En los albores, La Boca, no pasaba de ser un inmenso sauzal, emergente de la paja brava, entre otros árboles. En uno de sus poemas, Echeverría, rememora este paisaje.
"El Riachuelo se desliza
del Gran Plata tributario
sombrean su fresca orilla
viejos sauces agobiados
jóvenes retoños suyos,
acacias, higueras y álamos".

CARLOS MAURICIO PACHECO
TEATRO DEL PUEBLO RIOPLATENSE

En LA BOCA DEL RIACHUELO- SAINETE DEL  AÑO 1919 ha quedado plasmado el sentir de La Boca, de Carlos Pacheco, uno de sus personajes vuelve al barrio, luego de habérselo dado por muerto cuando el barco mercante en que viajaba fue torpedeado por los alemanes durante la Primera Guerra Mundial.
Pacheco presenta entonces el colorido mundo boquense de casitas que parecen hechas con despojos de náufragos, de bodegas portuarias, de boteros que cruzan a la gente a la Isla Maciel, de marineros, de músicos.
ROBERTO MARIANI
BOQUENSE, DEL GRUPO BOEDO

Roberto Mariani, el poeta olvidado de La Boca

Si se observan algunas casas de La Boca se encontrarán  placas como la que está en Suárez 743 que recuerda el nacimiento de Roberto Mariani, uno de los poetas adheridos al grupo "Boedo".
En su obra póstuma "La cruz nuestra de cada día" refleja la vida de La Boca e inclusive muestra la vida en el conventillo "La Colmena", uno de los tantos que albergaron a los primeros inmigrantes de principios de siglo.
ERNESTO SÁBATO
SOBRE HÉROES Y TUMBAS
Ernesto Sábato, Sobre Héroes y Tumbas. En el  Parque Lezama
Una  de sus novelas más reconocidas, “Sobre Héroes y Tumbas” comienza en el Parque Lezama y elige al barrio de La Boca para alguna de sus escenarios.
En 1961 publica Sobre héroes y tumbas, considerada una de las mejores novelas argentinas del siglo XX. Se trata de la historia de una familia aristocrática argentina en decadencia, que comienza justo en el Parque Lezama y contiene algunas escenas en el barrio de La Boca. Un personaje llamado Martín, sentado en un banco del Parque Lezama al lado de la estatua de Ceres, conoce a una chica extraordinaria y misteriosa llamada Alejandra Vidal.
"Pasaron muchos días de agitación. Porque sabía que volvería a verla, tenía la seguridad de que ella volvería al mismo lugar. Durante ese tiempo no hizo otra cosa que pensar en la muchacha desconocida y cada tarde se sentaba en aquel banco, con la misma mezcla de temor y de esperanza. Hasta que un día, pensando que todo había sido un disparate, decidió ir a La Boca, en lugar de acudir una vez más, ridículamente, al banco del Parque Lezama. Y estaba ya en la calle Almirante Brown cuando empezó a caminar de vuelta hacia el lugar habitual; primero con lentitud y como vacilando, con timidez; luego, con creciente apuro, hasta terminar corriendo, como si pudiese llegar tarde a una cita convenida de antemano. Sí, allá estaba. Desde lejos la vio caminando hacia él. Martín se detuvo, mientras sentía cómo golpeaba su corazón. La muchacha avanzó hacia él y cuando estuvo a su lado le dijo: —Te estaba esperando. (Sobre Héroes y Tumbas. Capítulo I. El Dragón y la Princesa )
Atravesaron nuevamente el parque —Vamos un rato a la Dársena —dijo Alejandra.
Bajaron por Almirante Brown, doblaron por Arzobispo Espinosa hacia abajo y por Pedro de Mendoza llegaron hasta un barco sueco que estaba cargando. Alejandra se sentó sobre uno de los grandes cajones que venían de Suecia, mirando hacia el río, y Martín en uno más bajo, como si sintiese el vasallaje hacia aquella princesa. Y ambos miraban el gran río de color de león. (Sobre Héroes y Tumbas. Capitulo XVII. El Dragón y la Princesa )

BORGES. LA CALLE SUÁREZ Y EL PARQUE LEZAMA

A Borges le encantaba recorrer San Telmo (dirigió la Biblioteca Nacional cuando funcionaba en México 564), Barracas, Constitución y La Boca. Ubicó a El Aleph en una casa ficcional de la calle Garay. Estela Canto, a la que le dedicó el cuento y le regaló el manuscrito, narró la pasión de él por el Parque Lezama, donde se quedaban hasta la madrugada. Susana Ganora, profesora de literatura que estudió con Borges, lo recuerda aún más al sur: “Le gustaba recorrer la calle Suárez; me decía que le hacía evocar a su bisabuelo materno”.

Borges en Barracas


MONTMARTRE Y LA BOCA
Fue lugar de reunión de pintores, al igual que las calles de Montmartre en Paris. Fue el escenario propicio para la realización de obras teatrales, dirigidas por Cecilio Madanes,  en las que participaban grandes actores e inclusive los vecinos del lugar.

TEATRO CAMINITO

Si el pueblo no puede acercarse al teatro, que el teatro se acerque al pueblo.

Este habrá sido el pensamiento de Cecilio Madanes, gran referente de la cultura, tenía el anhelo de acercar el teatro al pueblo, por tanto lo sacó a la calle.  De ahí, la fundación del Teatro Caminito de la mano de Madanes un 18 de diciembre de 1957.
Grandes intérpretes se presentaron en el Teatro Caminito: Antonio Gasalla, Jorge y Aída Luz, Juan Carlos Altavista, Oscar Aráiz, Edda Díaz, Diana Maggi, Eva Dongé, y Violeta Antier, entre muchos otros.
Madanes contó con la colaboración de talentosos pioneros del mundo de la cultura como: Manucho Mujica Láinez, que traducía las obras del inglés especialmente para él; Raúl Soldi y Carlos Alonso que diagramaban las portadas de los programas de mano, Delia Cancela y Pablo Mesejean que diseñaban los vestuarios, y Benito Quinquela Martín, quien  aportó su mirada para vincular al teatro con la identidad del barrio, ya que fue el artista quien decidió los colores con los que se pintarían las fachadas de las casas lindantes a la sala callejera
Los chismes de las mujeres, La zapatera prodigiosa, Una viuda difícil, La pérgola de las flores, y El sueño de una noche de verano, fueron algunas de las  piezas que allí se representaron.
 En 1973 el Teatro Caminito bajó el telón por última vez.  41 años más tarde sus puertas se reabrieron.
En un homenaje al fundador del teatro callejero, Victor Laplace, actor, director y guionista, remarcó: “Madanes también promovió un teatro de repertorio, en el que además participaban los vecinos del barrio. Fue una gran experiencia y era muy prestigioso trabajar con él”.

FRANCISCO ISERNIA
En la calle Martín Rodriguez nació el poeta Francisco Isernia. Colaboró en revistas y diarios de amplia difusión. Escribió sobre el río, sobre la noche.
Figura en las Antologías de César Tiempo, Julio Noé, Pedro Juan Vignale.

VIENTOS DE AGUA

UNA FICCIÓN DE CULTO, QUE DEBERÍA REPONERSE EN LA TELEVISIÓN PÚBLICA POR  SU ENORME VALOR CULTURAL

Escena de la serie Vientos de Agua, Conventillo y futbol

Desde mi perspectiva, es esta serie creada por el director argentino Juan José Campanella,  coproducción argentino-española,  una obra magistralmente contada, dirigida e interpretada. Una joya para los ojos, y para el alma del espectador. Imposible no identificarse con su argumento.
José (Ernesto Alterio), protagoniza la vida de su padre en la vida real, Héctor Alterio, en su juventud cuando al morir su hermano en una mina,  se embarca rumbo a Argentina, conociendo en su viaje a Juliusz Lazlo (Pablo Rago), un joven judío de nacionalidad húngara y a Gemma (Francesca Trentacarlini/Giulia Michelini), una niña italiana de nueve años que perdió a su familia. Juntos se instalan en un conventillo del barrio porteño de La Boca.  La historia continúa durante las décadas de 1940 y 1950 con las vivencias de José con el estallido de la Guerra Civil española, la historia de amor entre Juliusz y Gemma, el panorama político argentino durante el peronismo y con las distintas mujeres que pasan por la vida de José, como su primera esposa Sophie (Caterina Murino) y la segunda, Lucía (Valeria Bertuccelli), quien terminaría siendo la madre de Ernesto (Eduardo Blanco).
Una doble historia de emigrantes: la de José Olaya (Ernesto Alterio), un asturiano que en 1934 abandona España para marchar a Argentina, y la de su hijo, Ernesto Olaya (Eduardo Blanco), un arquitecto que acuciado por la crisis argentina de 2001 abandona su país para venir a España.
Este doble viaje de ida y vuelta separado por más de sesenta años nos hace reflexionar sobre nuestra propia historia y la de nuestros abuelos, más allá de nacionalidades, transmitiéndonos relatos de superación personal, de sufrimiento pero también de vínculos de amistad indestructibles. Asimismo muestra también como la historia es cíclica, porque lo que no termina de resolverse, al cabo de los años, siempre vuelve a repetirse.


TEATRO: PARQUE LEZAMA
CAMPANELLA- BLANCO-BRANDONI

Historia escrita por Herb Gardner. El ganador del Oscar y prestigioso cineasta Juan José Campanella, interviene la obra, cambiando el escenario original que se asienta en el Central Park de New York  y la traslada al Parque Lezama. Logrando en esta adaptación una argentinidad natural. Con fastuosa escenografía, la dupla protagonista de actores se luce, en esta obra de teatro en la que un banco del parque es testigo de diálogos imperdibles, entre los protagonistas centrales. 

Brandoni, Campanella, Eduardo Blanco. 


TANGOS EN LA BOCA
CAMINITO
Juan de Dios Filiberto
«Caminito» es una canción de tango compuesta en 1926 por los argentinos Juan de Dios Filiberto (música) y Gabino Coria Peñaloza (letra). Fue grabado inicialmente por Carlos Gardel pero logró el éxito con una interpretación de Ignacio Corsini.
La letra de la canción -anterior a la música- está inspirada en el Caminito de Olta, parte de un antiguo sendero rural que llevaba desde la localidad hasta el pueblo cercano de Loma Blanca. La música por su parte está inspirada en el «Caminito» del barrio de La Boca en Buenos Aires.
De hecho, la calle fue rebautizada y rediseñada como el actual Caminito, con objetivos turísticos, en 1950. La letra del Tango se refiere realmente a un camino rural de la localidad de Olta,  en la provincia de La Rioja. Está dentro de la triada de tangos más famosos en todo el mundo, ocupando el tercer lugar, luego de La Cumparsita y El Choclo.
En el poema, el poeta le habla al caminito, como confidente y como testigo silencioso de su soledad y su tristeza («he venido a contarte mi mal»). El caminito es el lugar al que el autor va a recordar a un gran amor perdido, con quien solía caminar por allí. Sin embargo, según la letra, es la última vez que el poeta irá al caminito («he venido por última vez»). El sentido de la letra puede interpretarse como una intención del poeta de matarse («yo también me voy»; «que el tiempo nos mate a los dos»), pero también como una decisión de marcharse también él, para seguir con su vida, a pesar del dolor de haberla perdido:
Desde que se fue/triste vivo yo/,caminito amigo/ yo también me voy.
En una figura de la tercera estrofa, el poeta pone en evidencia que el caminito no solo es un lugar de recuerdo de ella, sino una posible conexión entre ambos amantes, ante la posibilidad de que ella también pudiera volver a pasar. Como si fuera un amigo que continúa viendo a ambos amantes luego de separados, el poeta le pide que no le diga que llora por ella:
...no le digas si vuelve a pasar/ que mi llanto tu suelo regó.
El poema reflexiona también sobre el paso del tiempo, tema recurrente en el tango. El poeta se identifica con el caminito: cuando él era feliz con su amada, el caminito era un bello sendero «bordado de trébol y juncos en flor»; ahora, cuando él la ha perdido y el tiempo ha pasado, el caminito está «cubierto de cardos» y borrado por «la mano del tiempo».
Finalmente, el poeta se despide del caminito. Toda la canción es una despedida. El autor le dice al caminito que siente que «quisiera caer» a su lado, pero que al mismo tiempo, ha tomado la decisión de dejar de venir al caminito, para seguir los pasos de ella, no en el sentido de seguirla a ella, sino de irse de allí.
Seguiré sus pasos.../ Caminito, adiós.

Caminito- Año 1939


Música

La música fue compuesta por Juan de Dios Filiberto. Sus primeros compases fueron gestados en 1923, para completarla en 1926. Filiberto la inscribió como «canción porteña», para diferenciarla del tango clásico. La música de Caminito «participa del carácter de vidalita y de cierta música pampeana», influencias folklóricas que son características del estilo de Filiberto.
Es “uno de los tangos de menor cantidad de notas y compases».
Gabino y Filiberto se conocieron en 1920, presentados por el pintor Quinquela Martín. Ambos establecieron una sólida sociedad creativa y compusieron juntos gran cantidad de tangos exitosos, como El pañuelito (1920), La cartita (1921), La Vuelta de Rocha (1924), entre otros.
Coria Peñaloza ha contado que una tarde de 1925, en un café de la calle Florida al 300, Filiberto le tarareó una melodía que había compuesto inspirándose en un sendero de su barrio, La Boca, a la que quería que le pusiera letra. En ese momento, el poeta hizo un croquis de la melodía en un papel, pero luego lo perdió. Filiberto siguió insistiendo:
“Cuatro meses después, volví a encontrarme con Filiberto y me reclamó nuevamente la letra, lo vi tan apurado en terminar su Tango, que fui a la pensión y empecé a buscar en medio de tantos papeles donde había viejos poemas, publicaciones, etc., y encontré un verso: era Caminito, un poema de amor” comentó el poeta.
Se trataba de un poema escrito más de veinte años antes, inspirado en la ruptura de un amor de Coria Peñaloza cuando era un joven veinteañero, en el pueblo de Olta, en La Rioja, de donde era originaria su madre. En aquella ocasión, el poeta se había enamorado de una profesora de música del lugar, de nombre María, cuya identidad nunca quiso revelar, con la que mantuvo un apasionado romance. Como reacción, los familiares de la joven la enviaron a otro lugar para impedir la relación entre ambos. Coria Peñaloza escribió entonces esos versos, referidos al Caminito de Olta en el que ambos se veían.
La melodía creada por Filiberto está originada en una vivencia similar. El propio autor contó una vez que:
“En 1904, pasaba yo por esta curva...; iba a mi trabajo... Mi oficio era de mecánico... Después de muchos años, siendo músico, en 1923, pasé un anochecer, añorando aquellos tiempos; recordé a una chica que se asomaba a una ventana y me salieron unos compases de la canción El caminito, que recién en 1926 terminé”.
El Caminito de la Boca fue primero un arroyuelo y luego una vía ferroviaria destinada a la circulación de trenes de carga en el puerto de La Boca, que era localmente conocido como «La Curva». Filiberto recuerda su paso por el lugar para ir a trabajar a la fábrica, en 1904. En 1920 el ferrocarril dejó de pasar y el camino permaneció abandonado. En 1923, Filiberto, al tomar ese camino para ir a su casa en la calle Magallanes 1140, en la que desemboca el sendero, evocó sentimientos nostálgicos y escribió los primeros compases de la canción. En 1950, un grupo de vecinos entre los que se encontraba el pintor boquense Benito Quinquela Martín, comenzó a arreglar el lugar y en 1959 la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires, lo declaró «calle museo». Desde entonces el lugar ha sido un centro cultural y turístico.

GARDEL Y CORSINI
Carlos Gardel hizo tres grabaciones de Caminito, la primera el 26 de noviembre de 1926 (matriz 4076; Odeón 18171) y las otras dos al año siguiente. En las tres ocasiones, con acompañamiento de guitarras a cargo de José Ricardo y Guillermo Desiderio Barbieri.
El 5 de mayo de 1927, el hasta entonces actor y cantante Ignacio Corsini realizó su interpretación consagratoria de la canción, durante la representación del sainete Facha Tosta (del italiano, ‘caradura’). Al finalizar, Filiberto, que estaba presente, se paró sobre la butaca y al mismo tiempo que la golpeaba con su paraguas gritaba:
¡Bravo, Ignacio, bravo! ¡Así se canta!
Gardel, que también estaba presente, en ese acto le cedió a Corsini la canción, un hecho excepcional, porque Gardel tenía firmado un contrato con Odeón por el que no se podían grabar nuevas versiones de canciones ya registradas por él. Finalmente, fue la popularidad que Corsini alcanzó con Caminito, la que lo llevó a dejar ese año la actuación, para dedicarse exclusivamente a cantar.

Niebla del Riachuelo
Tango 1937
Música: Juan Carlos Cobián
Letra: Enrique Cadícamo

Incomparable. Enrique Cadícamo


“Turbio fondeadero donde van a recalar/ barcos que en el muelle para siempre han de quedar...
Sombras que se alargan en la noche del dolor; / náufragos del mundo que han perdido el corazón...
Puentes y cordajes donde el viento viene a aullar, / barcos carboneros que jamás han de zarpar.../ Torvo cementerio de las naves que al morir, / sueñan sin embargo que hacia el mar han de partir...
¡Niebla del Riachuelo!../Amarrado al recuerdo/yo sigo esperando...
¡Niebla del Riachuelo!.../De ese amor, para siempre,/me vas alejando...
Nunca más volvió,/nunca más la vi,/nunca más su voz nombró mi nombre junto a mí.../ esa misma voz que dijo: "¡Adiós!".
Sueña, marinero, con tu viejo bergantín,/ bebe tus nostalgias en el sordo cafetín.../ Llueve sobre el puerto, mientras tanto mi canción;/ llueve lentamente sobre tu desolación...
Anclas que ya nunca, nunca más, han de levar,/ bordas de lanchones sin amarras que soltar.../ Triste caravana sin destino ni ilusión,/ como un barco preso en la "botella del figón"...
Enrique Cadícamo, prolífico autor, de obra inconmensurable, dice sobre La Boca: “Puede decirse entonces que el imperio del tango fue La Boca. Entre las calles Suarez y Necochea. Era una esquina brava donde chirleaba el fango, en el café concert o en la semicorchea.
Si bien no puede afirmarse que fue el lugar de origen del género, si fue donde se asentaron sus primeros pilares.

TRES AMIGOS- Tango 1944

CUANDO CADÍCAMO INMORTALIZA LA ESQUINA DE SUÁREZ Y NECOCHEA.
Letra y Música: Enrique Cadícamo

 “De mis páginas vividas, siempre llevo un gran recuerdo/mi emoción no las olvida,/ pasa el tiempo y más me acuerdo. Tres amigos siempre fuimos/ en aquella juventud.../ Era el trío más mentado/ que pudo haber caminado/ por esas calles del sur.
¿Dónde andarás, Pancho Alsina?/¿Dónde andarás, Balmaceda?/ Yo los espero en la esquina /de Suárez y Necochea”...




*Por Norma Rosa Torello - Directora Periódico Conexión 2000 Comuna 4- Conductora Radio Conexión en el aire FM 90.7 Flores- Escritora

jueves, 13 de julio de 2017

INMIGRANTES EN LA BOCA
HIJOS DEL RIO
EL RIACHUELO ES A LA BOCA, COMO QUINQUELA  A SU PUERTO.

                                                                                        Por Norma Rosa Torello*

Manos que forjaron un barrio en derredor del río


Un lugar, La Boca, al sudeste de la ciudad de  Buenos Aires, donde el rio Matanza Riachuelo desemboca naturalmente sobre las costas del Río de la Plata.   Fue ahí  con los inmigrantes, donde se gestó  el escenario propicio para  un río que se hizo pueblo, porque a su vera estas manos deseosas de trabajo, sosiego e ilusiones de hacer la América, forjaron  una República.
El nombre de nuestro barrio, provino de las bocas del Riachuelo, que es considerado por muchos como el punto donde Pedro de Mendoza fundó la ciudad Santa María de los Buenos Aires en 1536, que durante años se mantuvo como el puerto principal hasta que tuvo que dejar su título al nuevo puerto ya que la poca profundidad de sus aguas no le permitieron seguir su destino anhelado.
El barrio de la boca se conforma por inmigrantes italianos y españoles y nativos de este territorio. Una inmigración ilustrada alterna con obreros y comerciantes. Todos ellos juntos,  en derredor de ese río.
Sería una falacia aislarlo de nuestra historia boquense, porque fue el mismo rio el que generó la atracción por similitud a las tierras que dejaban para afincarse en este sur ribereño.
Los viajeros se sentían imantados por el puerto. La Boca era  ese barrio marino, construido alrededor de un puerto gris. El camino de parajes recordados. La Afinidad y la empatía natural radicaron en la añoranza de aquello que se dejó atrás, otras riberas,  la familia, los olores, los sabores, las carencias, la tierra natal. . .
Podemos narrar también sobre la preponderancia de italianos en la zona ribereña y sobre esa vez que en 1882 intentaron constituir la República Independiente  de la Boca; a raíz de un conflicto gremial, idea desarticulada rápidamente por el General Roca. Sobre los inmigrantes españoles, griegos, franceses y alemanes, armenios, criollos y tantos otros  que colmaron de ropa limpia y gritos y risas sus conventillos de chapa; sobre sus clubes deportivos y sus movidas culturales que llenaron sus calles de música, poesía y arte plástico.
CUARTA INMIGRACIÓN EN LA BOCA DEL RIACHUELO

Dentro de los períodos de inmigraciones, es el cuarto, el que se considera como el de la inmigración de las masas. Desde 1870 se acrecienta la llegada de una verdadera muchedumbre humana dispuesta a trabajar en la América. Por tal motivo se la denominó como la inmigración de la mano de obra. El trabajador proletario o campesino que iba a proporcionar su fuerza muscular y física porque estos son los años donde se construyen las obras públicas de magnitud. Se agranda la red ferroviaria. Fue este el período de la inmigración ascendiente. En tanto que en Buenos Aires, la edificación se multiplicaba con la parcelación de los baldíos.

Según el censo municipal de 1887, por el puerto de Buenos Aires, descendieron de los barcos procedentes de Europa, en su mayor parte, y  principalmente en La Boca del Riachuelo, verdaderas caravanas humanas que desde 1854 a 1888 estas cifras se elevan de manera sorprendente. 1.003.592 los hijos de otras tierras que incorporan a la vida argentina.

La innegable hegemonía latina
Italianos, españoles, franceses, fue en ese orden la proporción de la inmigración que encontró en La Boca, su lugar en el mundo. Según el historiador Antonio J. Bucich, aparecieron también los dálmatas, vecinos del Adriático Itálico, quienes se ocuparon de las tareas de navegación. Quienes con su inteligencia y sapiencia aportaron mucho para la aparición de empresas navieras de gran importancia. Como las surgidas de los Lavarello y los Mihanovich.
Todo esto sucede ahí, en nuestro querido y denostado Riachuelo.
El Lígure dominó el ambiente y constituyó uno de los pilares fundacionales  de la comunidad boquense.

UN PUEBLO APARTE
La Boca se inserta en la gran urbe, sin embargo siempre fue como un pueblo aparte. El boquense creó un modo de ser y actuar autóctonos, mas sin dejar de lado el espíritu nacional.

PARLEMO IN CASTILLA”
La escuela pública hizo su trabajo lento pero provechozo. El léxico fue cambiando para enraizarse en el castellano, parlemo in castilla como decían los zeneizi, hechó raíces en tierras boquenses con gran auge en la década del centenario. En tanto que en los hogares el genovesismo aún era parte de la cotidianeidad íntima.

EL RIACHUELO, MÁS ALLÁ DE LA BOCA

Artífice y partícipe del crecimiento de la ciudad toda siendo el máximo exponente para el desenvolvimiento de la ciudad.  Eso también fue lo que generó el Riachuelo.
Aunque en muchos períodos se lo subestimara es notable, que fue el foco del tráfico portuario. Según los historiadores llegó a ser el camino fluvial más vital de esta ciudad. En sus márgenes la actividad económica y social se desarrollaba. A mediados del mil ochocientos ya era el depósito de ilusiones y esperanzas y viajeros ilustres tienen la curiosidad de descubrir la Boca del Riachuelo, como lo señala Antonio J. Bucich, el historiador de la Boca.

LAS GRANDES INUNDACIONES QUE LA BOCA HA SABIDO SOPORTAR.
Francisco Latzina, estudioso de la historia y la geografía argentina, checoslovaco de nacionalidad, que se radicó en el país, expresa en su “Geografía de la República Argentina” La Boca es el gran barrio marítimo de la ciudad, gran parte de sus casas de madera situadas en terreno anegadizo, se han edificado sobre postes de un metro y medio más de altura. La causa, las constantes inundaciones que el Riachuelo suelo producir cuando en duraderas lluvias de primavera o invierno, sale de su cauce. Agrega a estos párrafos como un profeta que vaticina el futuro “El día en que en estas aglomeraciones de casas de madera se produzca un incendio, en condiciones de rápida propagación, habrá que lamentar una catástrofe espantosa”. Cuenta la historia que frente a las inundaciones aún sabiendo los costos de salud que pagarían la gente de La Boca, resistía, no huía, se quedaba parada a enfrentar las aguas. A excepción de los más pudientes que cuando el agua subía, abandonaban el barrio, yendo hacia la zona de Quilmes o Bernal.
 Más tarde en el tiempo ocurriría un 15 de abril de 1940 una de las más grandes inundaciones  que hayan afectado al barrio. El escritor Roberto Arlt, cronista del Diario El Mundo manifestaba en su columna del 16 de abril de aquel año que “En Almirante Brown y Brasil subimos a una chata. Son las 5 de la tarde. La oscuridad rayada de agua lenta amenaza más aguaceros. Entre las tablas de la chata se aprieta una multitud oscura. Avanzamos lentamente. La Boca se ha transformado en una ciudad muerta y gris. Hileras de fachadas desiertas de gente, con ventanas inciertas, con balcones vacíos, con puertas de comercio en cuyos tableros el agua mansa ondula muescas aceitosas. (...) En las calles transversales a Almirante Brown, la superficie de agua llega hasta los apoya manos de las hileras de las ventanas. Ni una sola luz tras de los vidrios. Todas las puertas cerradas, como si la ciudad hubiera sido sorprendida por el terror. Hay callejones cavernosos, abismales, oscuramente nítidos sobre su inmóvil calzada de cristal. En algunos cruces de calle, bultos rectangulares de carruajes abandonados”.
Durante décadas, las inundaciones fueron parte de la realidad del barrio y dejaron profundas huellas no solo en las paredes, sino en su cultura. El mismo Quinquela Martín las tuvo como fuente de inspiración y hasta un reconocido grupo de Teatro barrial lleva el nombre de “3.80 y Crece” en homenaje a los improvisados vecinos boquenses que atentos a al semáforo de luces que media el nivel del río en la Isla Demarchi, hacían correr la voz de alerta frente a las inundaciones producto de la crecida del Riachuelo.

1884. NACEN LOS BOMBEROS VOLUNTARIOS DE LA BOCA
Según cuenta la página oficial de la Institución boquense. “La Constitución Nacional de 1853 garantizaba a los extranjeros el pleno ejercicio de todos los derechos civiles “a todos los hombres del mundo” que quisieran habitar nuestro país de entonces. Pero fue solo en  el año 1876 durante la Presidencia de Nicolás Avellaneda, y bajo la inspiración de este, que se sanciono la primera Ley a nivel Nacional de Inmigración y Colonización, cuyo objetivo era proteger y fomentar la  inmigración.
A partir de aquel momento la afluencia inmigratoria creció al ritmo de la economía, transformando la vida social de la Argentina. El Barrio de La Boca del Riachuelo, que por aquellos tiempos era un suburbio  comenzó a recibir el flujo de estos inmigrantes, sobre todo los de origen Italiano. Quienes en su mayoría eran personas de origen humilde, que buscaban progresar, en esta nueva patria”.

SURGEN LOS CONVENTILLOS
“Es en este momento que surgen los conventillos, viviendas construidas a partir de los rezagos de los astilleros de la zona, maderas, chapas, las cuales eran muy precarias y de fácil combustión. Además el Barrio de La Boca estaba muy distante del casco céntrico de la ciudad, que estaba comunicado por calles de tierra que se volvían intransitables con la lluvia lo que, impedía el llamado de socorro e ingreso del único cuerpo de bomberos que poseía la ciudad. Por lo que forjaron junto con el peligro latente de la sudestada la necesidad que el entonces suburbio cuente con su propio cuerpo de bomberos que pudiese socorrer con eficacia los llamados de auxilios de los vecinos.
Motivado por un incendio ocurrido a principios de 1884 es que Don Tomas Liberti conjuntamente con su hijo Oreste Liberti y un grupo de compatriotas – Lázaro Paglieti, Andrés Benvenutto, José Ragoza, Ángel Descalzo, Luis Paolinelli, Santiago Ferro, Romeo Scotti y Esteban Denegri- reunidos en la casa de esté decidieron organizarse, por lo que lanzaron el siguiente manifiesto (escrito en italiano).
“Ciudadanos”
Una chispa podría desarrollar un voraz incendio que reduciría a cenizas nuestras humildes viviendas de madera. Tenemos necesidad de una Sociedad de Bomberos, que en los momentos de peligro salven nuestros bienes y nuestras familias. Con tal motivo los invitamos a la reunión que tendrá lugar el Domingo a las 3 de la tarde en el Ateneo Iris.
Fue el domingo 2 de junio de 1884, el día en que  fue fundada la Sociedad Italiana de Bomberos Voluntarios de La Boca, primera entidad de su tipo en el país. El primer edificio que cumpliría las funciones de cuartel se ubicó en la calle Necochea, entre Lamadrid y la Avenida Pedro de Mendoza. En cuyo frente se colocó un cartel que decía: “ Volere e Potere ” que en Genovés significa “ Querer es Poder “ .

TODO COMENZÓ EN EL RIACHUELO
POR ESO LOS BOQUENSES, SOMOS HIJOS DEL RÍO, EN LA BOCA SE AFINCARON PERSONAS CON ESPÍRITU DE LUCHA, GARRA Y ESPERANZA DE HACER DE ESE LUGAR,  SU MUNDO. Ese mundo que soñaron cuando venían en los barcos de otras latitudes y bajaron a este suelo, PER FARE LA AMERICA con los bolsillos vacíos pero con el corazón esperanzado en ese nuevo mundo  y la entereza que requiere todo desarraigo, aunque sus tierras no les brindaran posibilidades ni oportunidades, dejaban familias, detrás, con el saber incierto si alguna vez las volverían a ver. El paisaje ribereño los acercaba a esos recuerdos. Habían soportado tanto, que se podría decir estaban inmunizados contra el miedo. Y pudieron más, aun viviendo hacinados en los clásicos conventillos boquenses, viviendo en condiciones precarias en este suburbio de la ciudad lejano del centro.  Fueron capaces de afrontar lo que estos parajes anegadizos, y los rigores propios de la naturaleza, también supieron darles. Sin embargo, también los sueños incumplidos en su lugar de origen podrían ser posibles en este continente.
Junto con los criollos, los mestizos, los miembros de los pueblos originarios, la gran cantidad de los inmigrantes trabajaron. Como dijera Quinquela Martín, haciendo un extracto de una de sus frases de vida,  para seguir trabajando más.

Todo aquello estaba allí, iba unido a mi vida, yo lo veía y lo vivía diariamente, lo llevaba dentro y fuera de mí. Lo único que me faltaba era expresarlo, copiarlo, interpretarlo y convertirlo en obra de arte. La vuelta de Rocha era ya por sí misma una obra de arte. Un cuadro natural y magnífico, siempre igual y siempre diferente. Allí estaban los trabajadores del mar, del río y del puerto con sus largos días de dura faena y sus breves horas de descanso y de fiesta.
Mi tema, mi especialidad es el puerto y el obrero, creo que es mi deber como argentino pintar lo nuestro, este puerto y sus hermosas gentes, señaló quien encarnó el espíritu boquense, registrando en sus pinturas, esa parte de historia del cual el maestro hizo arte y fue parte.
Directora Periódico Conexión 2000- Conductora. Radio Conexión en el aire. FM Flores 90.7





viernes, 7 de julio de 2017

PRIMERAS CRÓNICAS PERIODÍSTICAS EN LA BOCA DEL RIACHUEL0

PRIMERAS CRÓNICAS PERIODÍSTICAS EN LA BOCA DEL RIACHUELO
                                                                           Por Norma Rosa Torello*

LA BOCA SE ENCUENTRA EN EL MAPA DE LA VANGUARDIA PERIODÍSTICA EN LA CIUDAD DE BUENOS AIRES.  EN EL AÑO 1875, NACE “El ANCLA”, PUBLICACIÓN BOQUENSE CREADA POR UN ITALIANO, J. A. PISANI. CON SOLO 12 EDICIONES CONFUSAS CIRCUNSTANCIAS, PUSIERON FIN A SU EXISTENCIA. 

Foto. Alejandro  Witcomb.  Fotógrafo cuya obra es considerada patrimonio histórico de la Argentina, donde fundó el primer estudio de producción fotográfica masiva. En 1878 instaló su negocio en la calle Florida 364, de esta ciudad.  Su invalorable colección contiene unos 500.000 negativos, aunque testimonios de la época indican que pudieron haber ingresado al Archivo General de la Nación alrededor de 700.000.


1810. NACE EL PRIMER PERIÓDICO DE LA ARGENTINA
Decidí indagar sobre los remotos orígenes del periodismo en nuestro barrio, ya que  El 7 de junio, se celebra el Día del Periodista. El motivo es que el 7 de junio de 1810, por una disposición de la Primera Junta de Gobierno, nació La Gazeta de Buenos Ayres, para publicitar los actos del nuevo gobierno que nacía a las ideas independentistas, siendo el primer periódico que se publicó después del estallido revolucionario de 1810. Su primer número apareció el jueves 7 de junio,  en su honor se celebra todos los años, en ese día y mes, el Día del Periodista. Su primer director fue Mariano Moreno,  desde su fundación hasta el 20 de diciembre de 1810. Moreno, muere en Alta mar, en 1811. En su redacción participaron también Juan José Castelli, Manuel Belgrano, Manuel Alberti, Pedro Agrelo y Bernardo de Monteagudo, entre otros.
Tras el deceso de Mariano Moreno, lo sucede en la dirección de la Gazeta de Buenos Ayres, Deán Funes, hasta marzo de 1811; Pedro José Agrelo, desde el 18 de marzo hasta el 5 de octubre de 1811; Vicente Pazos Silva y Bernardo Monteagudo, hasta el 8 de octubre de 1812; Nicolás Herrera, hasta abril de 1815; Camilo Henríquez, hasta noviembre del mismo año; Julián Álvarez, hasta abril de 1820 y Manuel Antonio Castro, hasta su extinción, el 12 de septiembre de 1821.

1875. NACE “EL ANCLA”
PRIMER REGISTRO DE PERIODISMO EN LA BOCA
Luego de exhaustivas investigaciones de diversos historiadores sobre los orígenes del periodismo en el barrio de La Boca, y corroborado por la que suscribe, en  el Archivo General de la Nación, es posible afirmar que fue “EL ANCLA”, el primer periódico boquense, cuya primera edición salió un 1º de julio de 1875.
El Ancla, fue  una publicación bisemanal, tenía su redacción en la calle Gral. Brown (no Alte.) 21 y su creador fue un italiano, J.A. PISANI, quien  fue sin lugar a dudas el primer periodista de La Boca del Riachuelo. Aunque su historia y su imagen están casi diluidas en el tiempo.

Cabe señalar que 5 años antes de la aparición de “El Ancla”, un 4 de enero de  1870, sale el primer número del diario “La Nación”. Un dato importante, ya que sitúa a La Boca, como barrio pionero del periodismo en la Ciudad de Buenos Aires. 

PERIODISMO Y PERIODISTAS EN LA BOCA
LLEGAN LOS INTELECTUALES
Es en este tiempo, después de Rosas,  cuando La Boca recibe en su seno contingentes inmigratorios que contenían aportes de cultura que influyeron decisivamente en el desarrollo del lugar. Fue en una etapa una inmigración política.
Estos italianos se trasladaron a Buenos Aires y finalmente se afincaron en La Boca. Barrio que se convirtió en refugio preferido de genoveses, gente de mar y de luchas. Y en este incesante fluir de estas verdaderas caravanas humanas que venían a buscar otro destino en nuestra tierra, llegaron no solo los inmigrantes de la mano de obra sino también trabajadores intelectuales. Docentes, en su país de origen, otros que habían actuado en centros de prensa, o en las luchas cívicas por la unidad italiana.
De todo este abanico de gente ilustrada, se fue nutriendo el despertar urbano boquense.

PERIODISMO PRE Y POST ANCLA
Cabe señalar que previo a la aparición del primer periódico boquense, Circulaban algunas hojas o boletines escritos en italiano, porque era la nacionalidad que predominaba en el lugar. Un 23 de agosto de  1870 se crea el Juzgado de Paz en La Boca, siendo su primer juez Sebastián Casares. El barrio xeneize se separa territorialmente de Barracas.   Poco tiempo después comienza a tener voz en el Cuerpo Legislativo Comunal. Esto quiere decir que por ese entonces, los boquenses se habían estructurado y consolidado, como poblado y logrado su autonomía barrial, dentro de la Ciudad.
Y en ese contexto, aparece “El Ancla”, en cuyas letras, gacetillas coloridas, se mezclaban, junto a las informaciones nacionales, internacionales y locales.
Un articulista de la publicación, previó que por su posición topográfica, sería el gran puerto del país. Y que dadas las condiciones imperantes económicas y sociales imperantes, los inmigrantes se afincarían definitivamente en el país. Vaticinio que se cumplió.
LA SOCIEDAD PROGRESO
Marcó tendencia, en cuanto a los asuntos importantes que ocupaban a la sociedad de esos momentos. Conformada por vecinos representativos del barrio, como Pepe Fernández, Santiago Ferro, José Ragozza entre otros.
Un 9 de julio de 1875, se realizó en los salones del Club Progreso de La Boca, una reunión social de gran magnitud y esplendor. Motivo por el cual los periódicos “El Ancla” y “La Nación” sacaron lo sucedido allí en notas destacadas y precisas en sus detalles.

OCASO Y FIN DE EL ANCLA
SOSPECHAS, NO CONFIRMADAS, SOBRE EL COMISARIO FLORO LATORRE.
El Ancla en sus inicios esperaba un destino promisorio, pero no fue así. Le esperaría a futuro la tragedia. En los últimos números de la publicación se relatan sucesos que prevén  porque desaparecería, en un futuro inminente.
No hay muchos rastros, o casi ninguno, de su director J. A. Pisani.
De lo investigado me quedan más preguntas que respuestas.
Se dice que su  Director J. A. Pisani fue víctima de un atentado criminal en su propio domicilio. Subsumido en el silencio y el ostracismo ante el desamparo de la inacción policial, alcanza a escribir en su columna periodística sobre el citado comisario Floro Latorre: “¿Qué hace el señor Comisario de policía de La Boca que no encarcela al individuo que intentó asesinarnos?.
El 5 de agosto de 1875  vuelve a salir El Ancla a la calle, fue la última vez, la voz del autodenominado primer periódico del barrio de La Boca, había sido silenciada.
Pisani fue el primer periodista de La Boca del Riachuelo, quizás la historia no haya sido justa con él, porque de no ser el gran historiador de La Boca, Antonio J. Bucich,  yo tampoco hubiese sabido de su existencia que se perdió en la niebla del Riachuelo. . .

CONCLUSIONES FINALES
LA TRIADA QUE CONFORMÓ EL GERMEN DE LA CULTURA BOQUENSE

Podemos deducir entonces que los habitantes de La Boca, eran por una parte obreros laboriosos, la mano de obra, quienes junto con la inmigración que realizaba trabajos intelectuales en su tierra natal, sumado a los exiliados políticos que llegaron a estas tierras, y sumo los originarios de estas tierras, que no podemos dejar de citar, para no caer en una injusticia profunda y de características discriminatorias, por parecer estos últimos nativos argentos indelebles para algunos comunicadores y gran parte de la sociedad.  Todos ellos fueron los actores que  conformaron una tríada, de la cual la resultante fue el emerger del escenario cultural, histórico y social que dieron y siguen dando vida a las típicas tradiciones de La Boca  del Riachuelo.

*Norma Rosa Torello – Periodista- Escritora
Directora Periódico Conexión 2000 Arte y Cultura
Conductora y productora Radio Conexión en el aire. FM 90.7 Flores

miércoles, 2 de noviembre de 2016

CORREO DE LECTORES


Nos interesa tu opinión.
Contános tu historia en los barrios del sur
Comentá - Participá- Proponé

Escribinos a redaccionconexion2016@gmail.com

LA USINA DEL ARTE. SEDE 2016 DEL FESTIVAL CIUDAD EMERGENTE

SE REALIZARÁ DEL 20 AL 25 DE SEPTIEMBRE EN EL BARRIO PORTEÑO DE LA BOCA, EN SU NOVENA EDICIÓN. EL AQUÍ Y EL AHORA DE LA CULTURA JOVEN EN LA CIUDAD DE BUENOS AIRES.

Nota Periódico Conexión 2000 – Septiembre 2016


La Usina del Arte crece innegablemente como ícono cultural en el sur de la Ciudad. Este año será la sede de Ciudad Emergente, ya un clásico en Buenos Aires, que muestra la cultura joven en diversas disciplinas artísticas.
Es en este evento donde nuevos actores del arte pueden mostrar al gran público lo que hacen, un andamiaje que sostiene la exposición de nuevos valores, hecho relevante para los que se inician trazando un puente entre los emergentes, los que van ascendiendo y los ya consagrados.

Bandas locales e internacionales, muestras de fotografía, cine, stand up, danza, batallas de hip hop, muestras de arte y moda, poesía, libros e historietas, entre otras tantas actividades, mostrarán desde el 20 al 25 de septiembre lo mejor de la cultura joven.
Este festival será también la segunda edición de “Emergentito” dedicada al entretenimiento y aprendizaje de los niños de enorme suceso en su primera edición.

La gratuidad de los espectáculos favorece la dimensión de la convocatoria, que se acrecienta año tras año, dando posibilidad a miles de personas de conectar con la cultura y las distintas manifestaciones del universo creativo, desde nuestra perspectiva hechos que nos hacen trascender como individuos al poder expresar lo mejor de nosotros mismos. Algo personalísimo queremos contar y que mejor expresión que el arte para hacerlo.

OCTAVA EDICIÓN

Con gran convocatoria, el pasado año, CIUDAD EMERGENTE, recibió a más de 400.000 personas. Se realizó en Recoleta y cerró en el Planetario, con un tributo, al ex líder de Soda Stereo, Gustavo Cerati, con el Hashtag Gracias Gustavo, como premisa, que dio lugar al gran cierre del ciclo.

El tributo contó con la participación de parte de los músicos del creador de Puente, Cosas imposibles y tantos otros hits. Con invitados de lujo como su hijo, Benito Cerati, Miranda, Leo García, Alejandro Lerner, Banda de Turistas, David Lebón, Pedro Aznar, Fer Ruiz Díaz, Walas y Alejandro Alvarez.

El cierre del homenaje, estuvo acargo de sus músicos, los que formaron parte de sus últimos shows en vivo, Richard Coleman, Leandro Fresco, Fernando Nalé, Gonzalo Córdoba y Martín Carrizo respetaron los arreglos originales de las canciones, tal como las tocaban en las giras con Gustavo, y sumaron a su música las voces de los músicos invitados.

Gracias por venir fue el gran cierre coreado por más de 40.000 voces para el talentoso músico, un arquitecto del sonido, como dijera Charly García, quizás el creador del ADN del rock nacional, cuando le pidieron una definición para Gustavo en el momento de su deceso.
NRT- Conexión 2000

HISTORIAS DE FACEBOOK. NACIDOS Y CRIADOS EN LA BOCA.

VOCES E IMÁGENES BOQUENSES EN LA WEB
                                                            Por Norma Rosa Torello
LA BOCA TIENE SU ESTILO, NO CONOZCO OTRO BARRIO PORTEÑO, DONDE EL CONCEPTO DE LA AMISTAD, LA SOLIDARIDAD Y EL AMOR POR EL SUELO EN QUE SE NACE,  ESTÉ TAN ARRAIGADO EN SU GENTE. DE AHÍ LA IDEA DE TITINA NÁPOLI DE ZURDO Y HÉCTOR RICARDO BULENS DE REALIZAR ESTA PÁGINA SOÑADA, QUE TIENE UN SOLO ESPÍRITU EN COMÚN, REFLOTAR LA MÍSTICA BOQUENSE.

La página de Facebook Nacidos y Criados en La Boca, nació en el mes de mayo de 2014 cuando dos personajes que ya son leyenda en el barrio se unieron para crearla, a partir de una idea común. Sumar identidades boquenses con el fin de perpetuar en el tiempo, la historia y la tradición de la República de La Boca.

Tuvieron desde sus inicios un éxito de convocatoria. Porque el alma de un barrio es su gente. Porque estaba bueno encontrarnos genuinamente.  Y quizás, digo sin temor a equivocarme,  que  no hay vecindario porteño donde esta forma de pensar la vida y el  espacio donde se vive se ame tanto, se sienta tan auténtica, tan propia como La Boca. Un barrio de inmigrantes, donde sueños y esperanzas se conjugaron con esfuerzos y tristezas. Pero un detalle nunca faltó. La alegría.


Los creadores y conductores de Nacidos y Criados en La Boca, son Norma Beatriz Titina Nápoli de Zurdo, Titi, y Hector Ricardo Bulens, apodado el lechero.
Titina nació en Pedro de Mendoza y Lamadrid,  en las casas baratas, denominación que la gente del barrio, le otorgó a estos edificios de sólidas paredes.

Héctor, el lechero en Suárez al 500. Seudónimo que se ganó a pura realidad,  porque cuando era chico hacía junto a su padre,  con un  carro y un caballo,  el reparto de la leche. Juntos emprendieron el camino de conformar este grupo,  con aroma a  malvones y glicinas, para compartir entre los amigos del conventillo.

El conventillo es un símbolo de unión, un espacio común donde todos los que aman La Boca tienen lugar, y en ese patio del convento con pisos de  baldosas gastadas por el tiempo, nos reencontramos todos, rememorando el pasado, rescatando el presente, soñando con una vida mejor para los boquenses.
Héctor Ricardo Bulens y Titina Nápoli de Zurdo

En la página,  la memoria no se pierde en la noche de los tiempos. Mantener vivo el conventillo es lograr unir los recuerdos y que no se pierdan las vivencias de nuestro pasado y así hacerlas conocer a nuestros hijos y nietos. Que no se pierda la tradición boquense, porque hoy día muchos habitantes no tienen sentido ni idea de lo que sentimos o hemos vivido,  Señaló Titina emocionada a Periódico  Conexión 2000.

Vienen a mi memoria los poemas a La Boca que escribiera Enrique Cadícamo en su poesía Barrio boquense escrita en el año 1906., de su obra Viento que lleva y trae. Media noche en la ribera, duerme el fangoso Riachuelo, la luna es un espejuelo que riela sobre el verdín entre fantasmas de hollín y sombras de terciopelo. 

Pero este andarivel de recuerdos y ensueños, no queda solo en internet. Todos los meses se hacen reuniones para celebrar este conventillo y todo lo que La Boca les dio.  La próxima se realizará el 19 de noviembre en el quincho del club más popular, el  que es pasión y sentimiento puro para sus hinchas, con estrellas azul y oro que brillaran por siempre,  Boca juniors. Habrá  música y asado no exento de baile. Hasta tienen su propio DJ profesional,  Humberto Beto Volpe, quien ejerce su oficio también en el emblemático Club Zárate.

Cabe señalar que tanto Héctor como Titina son miembros de la Agrupación humorística y musical Linyeras de La Boca, única vigente en la actualidad con 65 años de existencia.

La amistad como valor indeleble, la risa como respuesta a las luchas sostenidas, esa divina cotidianeidad boquense que no sé porque, ni cómo, ni de dónde puede venir este sentimiento  de pertenencia que estremece,  son algunas de las causas que me impulsaron  a escribir estas palabras que forman la historia de algo que nunca se borrará de nuestra memoria, y hace latir con fuerza nuestros corazones,  fuimos nacidos y criados en La Boca. Como dice nuestra marcha, el barrio al que Quinquela puso color.  

                                        Directora Periódico Conexión 2000